Todos los cuadros que tiré

$775.00

Cecilia Pavón

 

Un fragmento de la nota que fue escrita junto a Jazmín López y publicada en https://misionera.com.ar/para-mi/4/todos-los-textos-que-tiramos/

Recomendación de Paula Trama

Dice que en verdad es mujer pero que es hombre y que usa ropa de mujer porque le gusta más. Desde los 7 años, cuando ya se sentía de género neutro, descubrió la belleza en un arbusto lleno de flores blancas. Se dio cuenta de que toda su vida se iba a dedicar a buscar belleza. Mientras volvía caminando a su casa después del primer día de clases de segundo grado, tuvo la certeza de que esas flores tenían la misma belleza que la nieve. Escribir y pensar a partir de certezas, y reconfigurarlo todo en el camino. Su corazón lloró de felicidad. La Belleza y la Felicidad de ser escritora no profesional, no buscar más que deshacerse mediante la literatura. NUNCA VOY A SER ESCRITORA, grita. Escribir no es nada, las páginas en las que escribe no son nada, los temas, nada. El lugar en el que escribe, tampoco. Y eso la hace sentir más liviana. “¿La felicidad es lo contrario a la escritura?”, se pregunta, y también se pregunta sobre la simultaneidad. Afirma algo: definitivamente no quiero ser una escritora profesional.
Todos los cuadros que tiré es un libro de relatos de aventuras: salir a recorrer el barrio y volver al cuartito de servicio en su casa de Once a escribir. Como unx niñx con un atrapa mariposas, descubrir, vislumbrar y volver, en su caso, a escribir alguna certeza ambigua; algún descubrimiento sin parangón; teorías, a  veces, estúpidas;  alguna idea genial que no llega al papel pero se convierte en título de algo; listas de agradecimiento; impulsos de transcripción compulsiva de un programa de chimentos, mientras tendría que estar escribiendo un texto para cobrar la segunda parte de una beca que ganó; conversaciones oídas en bares en las cuales a partir de otrxs descubre su propia enfermedad;  un poema muy simple sobre diferentes tipos de plásticos que genera furor en la gente que la escucha, al punto del llanto;canciones de Phil Collins, David Bowie  y Kurt Cobain con quien se siente hermana por medio de sus letras; algunas escenas cringe cercanas al terror como un hombre vidente y tarotista, con camisa hawaiana, tirado en el suelo de un anticuario, llorando abrazado a un libro; mensajes transcritos de amigxs poetas del siglo XXI, que llegan todos al mismo tiempo, de madrugada; crónicas de viaje;  ensayos cotidianos trazados por situaciones extrañas, más extrañas que la realidad, pero no menos reales. La escritura es una forma de viajar, de hablar otras lenguas, de conectarse con otrxs mundos. Una forma de telepatía, un poder oracular. En una clase de poesía que Cecilia dicta en el living de su casa, dijo: » La poesía es telepatía», cuando una alumna leyó un poema que respondía a la consigna que Cecilia iba a dar para su clase próxima. O cuando dos alumnxs escribieron un poema sobre el mismo tema teniendo consignas diferentes.

“Puedo sentir que los términos por los que soy reconocida convierten mi vida en inhabitable”, dice Judith Butler en Deshacer el género. Y si hay algo que quiere Cecilia es habitar su cuerpo para deshacerlo. Para borrar su biografía. Lo importante es salir del mundo, estar fuera y dentro, dejar de ser persona. Salir del mundo, se sale a través de la felicidad o el dolor. Convertirse en objeto. Amar humanos y amar a no/humanos. Amar a una paloma de la calle como Amalia Ulman. Ser hojas en blanco. Tener ideas que no se pueden defender porque están concebidas desde el dolor, como por ejemplo: “una mujer a la que aman desde la cercanía no puede escribir, una mujer sólo puede escribir desde el abandono” u otro ejemplo más polémico es que los padres de los amigos de su hijo son gordos porque “no se alimentan bien o porque no tienen deseo”, o decir que “ser mujer es peor que ser travesti porque las travestis al menos pueden exagerar”, todas estas afirmaciones están hechas desde y acerca del dolor.

El abandono es olvidarse de quién sos. Abandonar la idea de vos mismo y entregarse al travestismo interpersonal. Poder ser otre. Devenir. Tener una idea siempre equívoca de las cosas. “¿El arte de vanguardia tendrá que ver con ésto?”, se pregunta.

(Recomendado x Jacqueline Golbert)

*Más libros de Cecilia Pavón en nuestro Catálogo completo!

3 disponibles (puede reservarse)

SKU: LS99145 Categoría: Etiquetas: , , ,
Peso880 g
Dimensiones15 × 23 × 1 cm